Estados Unidos los modelos femeninos

"El nuevo oscurantismo: La ofensa nuestra de cada día" por Oscar Larroca

2019.09.28 21:32 Enchilada_McMustang "El nuevo oscurantismo: La ofensa nuestra de cada día" por Oscar Larroca

El nuevo oscurantismo: La ofensa nuestra de cada día
Óscar Larroca
(Nota publicada en número 52 de "La Pupila")
Historia
"No existe la censura moral, solo la ideológica" Federico Fellini
La censura significa, ni más ni menos, la imposición de límites a la libertad de expresión. Antes bien, esa expresión puede estar habitada por la nobleza o ser denigrante y apologética de delitos. De todos modos, la censura a cualquiera de esas posibilidades expresivas será impuesta por sujetos con poder que han asumido la voluntad de silenciar todas las ideas contrarias a sus intereses, normas o convicciones religiosas. Esas ideas, controversiales y pasibles de ser censuradas se transmiten a través de la oralidad, la escritura o la imagen, siendo las artes (literatura y pintura, principalmente) los blancos preferidos por tiranos de diverso linaje. En efecto, al pincel, la pluma y la voz, se agregó un elemento tutelar: la tijera.
Podemos determinar los distintos tipos de censura en función de quienes la invocan: estatal y directa (como la llevada adelante por genocidas de la talla de Hitler y Stalin), estatal e indirecta (mediante recursos de amparo, decretos y leyes consensuadas en defensa de la minoridad y de una «moral media» pública), religiosa y directa (como la ejercida por la Santa Inquisición), y civil y directa (protagonizada por organizaciones civiles profascistas, organizaciones «familiares» provida, o colectivos de adscripción).
La censura moral estuvo ligada a las religiones monoteístas, las cuales han participado activamente durante siglos en la fiscalización de todo material producido por escritores, artistas visuales y dramaturgos. Así, se hizo tristemente famosa la «hoguera de las vanidades» organizada por Savonarola: un acto pedagógico y purificador hacia el pueblo florentino. Algo análogo a lo que en el transcurso de las centurias otros opresores han hecho usando también hogueras, potros de tormento, campos de exterminio, «justicias infinitas» y «guerras santas».
El argumento más utilizado a la hora de justificar la censura es la ofensa. En la Inglaterra del siglo XIX se pusieron de moda algunos eufemismos y circunloquios bajo ese fundamento. Llegó a ser impensable utilizar en sociedad la palabra leg (pierna), breast o su plural breasts (senos). Para que nadie pensara en las piernas, las de los pianos (piano legs) se disfrazaban con telas, y las patas de las mesas estaban cubiertas con largos manteles. Según el investigador G. Rattray Taylor, era incluso inaceptable preguntarle a una mujer en una cena: «May I serve you a leg of chicken?» («¿Le puedo servir una pierna de pollo?»). Tampoco se podía decir trousers (pantalones), mejor pues: femoral habiliments (prendas femorales).
En los países de habla hispana los rodeos léxicos se emplearon frecuentemente hasta bien entrada la segunda mitad del siglo XX. Los genitales, por obra y gracia del pecado original, se convirtieron en «partes pudendas», «las vergüenzas», «las partes menos honestas» y «las partes». Con la aparición de la censura como institución jurídica, los jueces debieron ser más precisos en la tipificación de las obras que incurrían en esa nueva figura delictiva. En principio, esta obligación legal y política por definir aspectos asociados a la ofensa o la discriminación fue asumida por el trabajo concreto (ad hoc) de los juristas que tienen por cometido trazar los límites de lo que es socialmente aceptable. Hasta el segundo tercio del siglo XX su trabajo consistía, en algunos casos, en determinar si el vello púbico podía ser mostrado en una escena cinematográfica, o cuándo exactamente un pene debía ser declarado en erección.
La Iglesia y el Estado han recorrido un imbricado y azaroso camino desde las persecuciones en tiempos del Imperio romano, pasando por el césaropapismo bizantino, las teocracias y el galicanismo, hasta los modernos Estados-nación, en los que el gobierno asume la totalidad del poder temporal en beneficio de la moral pública y la cohesión nacional por sobre la pluralidad de intereses y credos.
Volviendo al tema de la censura moral, en 1930, la Asociación de Productores Cinematográficos de Estados Unidos (MPPA) aprobó un código pudoroso, más conocido como Código Hays por el nombre de uno de sus mentores intelectuales, Will H. Hays, y conocido también como «La censura cinematográfica de Hollywood». Su marco regulatorio fiscalizaba las siguientes temáticas: crímenes, blasfemias, alcohol, danza, y, por cierto, el vestuario, la sexualidad y el desnudo. Hasta 1956 el código permaneció inalterado, pero entre ese año y 1963 tuvo sus modificaciones, inevitables, hasta su desaparición definitiva.
Medio siglo más tarde, la censura regresa de la mano de grupos que fomentan la corrección política y la defensa a todo aquel espectador que exprese haber padecido algún tipo de ofensa. Curiosamente, esos grupos pertenecen a movimientos políticos organizados vinculados a la izquierda, a la inversa de lo que sucedió históricamente donde los perseguidores estaban vinculados a corporaciones derechistas. Esta voluntariosa disposición de purificar de la plaza pública a los ofensores en nombre de «la verdad», se parece demasiado a la ideología totalitaria, hoy ejecutada por quienes ayer estaban comprometidos con la emancipación del sujeto. Obsérvese que estos colectivos progresistas son muy abiertos ante aquellas obras artísticas que evoquen el sadomasoquismo, la ingesta de drogas, la promiscuidad o la genitalidad (lo cual, en principio, habla acertadamente de quien no antepone «lo moral» por encima de la estética). A decir verdad, no manifiestan demasiados reparos ante la representación de la crudeza, la performance violenta o la pornografía. Solo disparan sobre la producción simbólica, por ejemplo, cuando el relato ofende a una raza (por ausencia, por contexto o por humor) o cuando ofende a la mujer (si el personaje es demasiado femenino, estereotipado o sumiso). También colocarán la mira sobre el autor de acuerdo a las acciones que llevó adelante en su vida privada.
“Dibujitos animados racistas y machistas”
Algunos colectivos afines a las minorías étnicas pidieron a Netflix que retire de su grilla la serie Friends, por considerarla racista y misógina. Al mismo tiempo aterrizaron en Hollywood para exigir a la industria del cine que incluya, para la elaboración de sus personajes de ficción, la diversidad racial, antropomórfica y sexual. Hay series para adolescentes como Popular (cuyo autor es Ryan Murphy, el libretista de Glee) en la que sus personajes son negros, coreanos, indios, latinos y descendientes de las tribus nativas de Norteamérica. También hay una cuota para adolescentes petisos (Zoey 101, de Nickelodeon) y otra para individuos transexuales. La señal FOX Premium anunció el comienzo de Pose, la primera serie subtitulada al español con lenguaje inclusivo («nosotres», «estimades amigues», etcétera). En Netflix sobreabundan los documentales apologéticos sobre drogas y las series con personajes homosexuales, pero al mismo tiempo la empresa cuenta con un «coordinador de intimidad» (un eufemismo para esquivar la palabra «censor»).
Con respecto a la «visibilización de la diversidad», esta no pasa por llevar a la ficción un personaje de cada etnia, género, cultura o talla corporal. La literalidad es patrimonio de la realidad (o de una parte de ella) pero no es un atributo de la ficción. Precisamente, esa cercanía con lo real ha provocado que algunos espectadores confundan simulacro con realismo, ficción con literalidad y humor con blasfemia. A tal punto que varios jóvenes estadounidenses exigieron a las autoridades de FOX y a los guionistas de la serie animada Los Simpsons que suprimieran de la serie al personaje Apu por considerarlo un estereotipo ofensivo hacia la raza india. Es decir, por un lado, existe un reclamo para que se habilite una cuota étnica y racial, pero por otro lado, si los guionistas incurren en alguna «broma cruel» (el italiano mafioso, el policía corrupto, el clérigo pedófilo, el indio lleno de hijos, la mucama mexicana) se evoca la etiqueta de la ofensa y se exige su retiro. En el año 2019, la empresa Disney decidió eliminar de Toy Story 2 una escena donde asoma un aparente hecho de acoso sexual. La escena transcurre dentro de la caja donde se encuentra Oloroso Pete y dos muñecas Barbie. Esto es lo que dice el muñeco: «Ustedes dos son de verdad idénticas. Puedo conseguirles un papel en Toy Story 3». Tras esta frase, el personaje mira a la cámara y advierte que lo están grabando: «Perdón. ¿Es la toma? Bueno, chicas. Fue un verdadero gusto. Y cuando quieran que les dé consejos de actuación será un placer ayudarlas». La escena hace referencia a lo que en Estados Unidos se conoce como casting coach, o «casting sábana» en el Río de la Plata, acoso denunciado por muchas actrices.
“Libros machistas para niños”
Una escuela pública de la localidad española de Sarriá (Barcelona) ha retirado de su biblioteca 200 títulos porque no son del agrado de los defensores de esta nueva agenda de derechos. «Cuentos emblemáticos como La leyenda de San Jordi, Caperucita roja o La bella durmiente son ejemplares de historias tóxicas en perspectiva de género». La censura se ha llevado a cabo después de un «análisis exhaustivo de su contenido» […] «Se ha concluido que la mayoría de los personajes femeninos son secundarios y se les atribuyen tareas de cuidados o maternidad o tienen roles relacionados con el amor» (sic). De hecho, solo el 11 % de los libros han sido considerados «positivos en perspectiva de género». Vale entender que estos personajes «positivos» carecen de relieve y conflictos: no tienen, por ejemplo, atributos vinculados al cuidado doméstico (de hermanos o ancianos), ni están vinculados a la maternidad («un estereotipo impuesto por el patriarcado y la heteronorma», dicen). La institución alega que «los cuentos que son sexistas pueden contribuir, a la larga, a actitudes machistas o, incluso, de violencia de género». Es decir, si un niño lee el «sexista» La bella durmiente, puede provocar que acabe siendo un maltratador de mujeres.
La crítica literaria española Ana Garralón se pregunta qué harán con los títulos censurados: ¿Acaso quemarlos, como hacían los nazis y los comunistas con los libros que consideraban incorrectos? La Constitución española ampara en su Artículo 20 el derecho a la creación literaria y prohíbe expresamente la censura previa, por lo que los censores se apresuraron a precisar que Caperucita roja finalmente no sería retirado, «si bien no había pasado el test» (sic).
Para Garralón, censurar libros destinados a los niños es una práctica tan arcaica como la historia del libro y de la pedagogía. A fines de la década de 1990 varios lectores se quejaron de que en el bestseller ¿Dónde está Wally? «aparecía una mujer en topless». Un poco de escándalo fue suficiente para «vestirla» en su siguiente tiraje de imprenta. Todo este control y amenazas veladas repercuten en los hacedores de libros: escritores, editores e ilustradores. La ambigüedad, necesaria en la literatura, empieza a evaporarse. El humor, que se basa en la parodia y en ridiculizar, es uno de los grandes ausentes. Y nadie quiere que le acusen de ofender a los demás.
En la década de 1980 se comenzó a utilizar en una universidad estadounidense el término «políticamente correcto» para evitar las ofensas, acaso como un reflote involuntario de los eufemismos creados por los ingleses a mediados del siglo XIX. En lugar de decir «negro» se debe decir «persona de color» o «afroamericano», entre otras recomendaciones de un muy extenso listado que busca suavizar los calificativos considerados como humillantes. En 1990, el comediante estadounidense James Finn Garner publicó un libro donde aplicaba esta norma. El volumen se tituló Cuentos infantiles políticamente correctos. El de Caperucita roja comienza así: «Érase una vez una persona de corta edad llamada Caperucita Roja, que vivía con su madre en la linde de un bosque. Un día, su madre le pidió que llevase una cesta con fruta fresca y agua mineral a casa de su abuela, pero no porque lo considerara una labor propia de mujeres, sino porque ello representaba un acto generoso que contribuía a afianzar la sensación de comunidad.»
Garralón observa que la literatura en general y los libros para niños en particular se empiezan a leer bajo una mirada hipersensible. Blancanieves es considerada inmoral por convivir con siete enanitos y, desde luego, se persigue a las princesas por perpetuar «modelos patriarcales» (excepto las que se «deconstruyen»: no se depilan las axilas y eructan). Como se sabe, paralelamente a la censura ejercida por «otro más poderoso» debemos considerar la autocensura: reflejo voluntario o involuntario en el autor como consecuencia de estos sojuzgamientos sociales. Por lo tanto ¿cómo escribir sin temor ante esa vigilancia en un mundo que está leyendo todo de manera literal?
En Alemania, un clásico como La pequeña bruja, de Otfried Preussler, está siendo revisionado para que se suprima del texto a dos personajes: un niño disfrazado de esquimal y otro de niño negro. La editorial negocia duramente con los herederos, quienes se defienden diciendo que el autor no era racista. Pero eso no será relevante: la policía del pensamiento tendrá la última palabra.
No importa la procedencia del escritor ni lo que hayas escrito, dice Garralón. Si el autor osó escribir la palabra «negro» para referirse a un personaje de piel negra, toda su obra será cuestionada. Los valores estéticos no son tomados en cuenta. Cada grupo, además, tiene una legión de «escritores» que inspeccionarán los cuentos (los libres de derechos de autor) para readaptarlos según sus consignas. El caso más reciente es una versión de El Principito, titulado La Principesa. Las autoras indican que, además de ser una traducción de género, «se reescribe con una mujer protagonista que viaja a planetas donde los oficios son desempeñados indistintamente por hombres y mujeres, donde los animales reciben un trato más amable que en la obra original y la rosa se ha transformado en un clavel» (sic). No es posible imaginar qué cosa podría haber respondido Antoine de Saint-Exupéry ante la frase «…los animales reciben un trato más amable que en la obra original…».
“Arte machista para adultos”
Hasta aquí, un ligero resumen de lo que acontece en el mundo editorial. ¿Pero qué sucede con aquellos artistas que nos han legado una obra artística extraordinaria pero sus vidas privadas son objeto de condena? En los últimos dos años, Gustave Courbet, Auguste Rodin, Pablo Picasso, Charles Dickens, Albert Einstein, James Joyce, Steve McQueen, Robert Crumb, Mick Jagger, Morgan Freeman, John Belushi, Quentin Tarantino, Jorge Lanata, Alfredo Casero, Ricardo Darín y Osvaldo Laport han sido algunos de los muchos creadores, políticos, actores, periodistas y hombres de ciencia señalados como misóginos.
En el Reino Unido, la Manchester Art Gallery retiró una pintura del prerrafaelista William Waterhouse, Hilas y las ninfas (1896), para «abrir un diálogo en torno al papel de la mujer en el arte». En España, doce mil personas firmaron un manifiesto para que se retirara de una muestra transitoria la pintura Térèse soñando (1938), de Balthus: una jovencita que deja ver, de manera provocativa, su ropa interior.
La lista no se detiene allí. Woody Allen ha sido descalificado como depravado y señalado como un sujeto execrable que mantuvo una relación incestuosa con su hija adoptada, mientras Kevin Spacey fue denunciado como acosador. El documental Leaving Neverland (Dan Reed, 2019) aborda en sus casi cuatro horas de duración los abusos sexuales perpetrados por Michael Jackson. Si bien todas estas conductas deben ser evaluadas y condenadas en los estamentos legales correspondientes, los activistas intentan desplazar el repudio hacia las creaciones artísticas de los acusados. Así, los detractores han presionado a las instituciones culturales, sellos cinematográficos y cadenas de distribución para que las obras de los nombrados fueran quitadas de las galerías (Pablo Picasso), se les rescindiera sus contratos cinematográficos (Woody Allen, Kevin Spacey) o se los purgara de alguna serie de dibujos animados (Michael Jackson). Resta saber quiénes son los mentores principales que —acechando bajo el argumento del oprobio y las prendas de la diversidad— contribuyen con cuantiosos recursos económicos para que toda esta cacería planetaria sea simultánea, sistemática y organizada.
“Racismo”
En mayo del año 2019, la escuela secundaria George Washington de la ciudad de San Francisco decidió invertir 600.000 dólares para destruir una serie de trece murales que cubren 150 metros cuadrados y narran la historia del primer presidente estadounidense, George Washington. El autor de las obras, Victor Arnautoff, fue un artista soviético que había emigrado a Estados Unidos y que en la década de 1930 pintó murales en edificios públicos para la Administración de Trabajo del gobierno, un proyecto de Franklin Roosevelt para darle empleo a artistas desempleados por la Gran Depresión. En los murales de Arnautoff, Washington les da órdenes a sus esclavos, los exploradores matan indios y el prócer aparece rodeado de sirvientes.
La escuela eliminó esas pinturas, no porque defiendan la idea de un prócer impoluto, sino porque «la presentación de minorías solo como víctimas es una agresión a nuestro alumnado. Queremos brindarles a nuestros alumnos un ambiente seguro» (sic).
En Uruguay, en el año 2018, se suscitó una polémica a propósito de un cartel en el que se muestra a una mujer negra amamantado a un bebé blanco. El afiche respondía a la convocatoria anual que hacen los organizadores de la fiesta de la Patria Gaucha, en Tacuarembó. El MIDES, a través de la ministra Marina Arismendi, lo consideró «racista y retrógrado» («Nos atrasa un siglo y medio», dijo la ministra). Del mismo modo que alguien podría haberse visto afectado por alguna razón genuina (tatarabuelos negros y esclavos), también se podría ver un homenaje a la relación desinteresada entre una nodriza y un niño que necesitaba alimento. Se podrá refutar que quienes así opinan tienen una mirada ingenua y pastoril a propósito del sufrimiento que padecieron los esclavos. Sin embargo, podría haber tanto racismo en quien pide que se retire la figura de la mujer negra, como en quien utilizó la estampa de la misma mujer para promover un evento folclórico.
La Diputada por el Partido Nacional, Gloria Rodríguez Santo (una legisladora de piel negra), escribió lo siguiente: «Es en esa imagen del “ama de leche”, quizás por nuestro orgullo de ser afrodescendientes, que vemos un mensaje mucho más profundo y positivo que a la época o a las prácticas nefastas a las que pueda retrotraer.»
En Londres, la guionista británica Karla Marie Sweet se quejó de que no entendía la ausencia de actores negros en la exitosa serie de HBO Chernóbil, basada en la tragedia ocurrida en 1986 en la central nuclear de la Ucrania soviética. Sweet explicó en Twitter que se sentía «decepcionada» al ver «un programa exitoso con un elenco masivo» que invisibiliza a «las personas de color» (sic). En respuesta, uno de los comentaristas le respondió: «No había personas “de color” porque en esa zona de la ex Unión Soviética el tipo racial predominante es el blanco-rubio». Luego de ese intercambio, la guionista restringió el acceso a su cuenta. Pero, como señalé más arriba, la censura está dirigida no solo a la obra, sino también a sus autores. Si esos creadores, además, tienen un oscuro pasado en sus vidas privadas, tanto mejor. En este momento de revisionismo, un grupo de historiadores descubrió —hurgando en documentos y testimonios de su biografía— que Mahatma Gandhi llegó a abrazar el racismo durante su juventud. El objetivo es desacreditar sus acciones y echar por tierra su consagración como sujeto pacifista y líder de masas.
“Ciencia racista y misógina”
Según relata el crítico Jorge Barreiro, un grupo de estudiantes de la Universidad de las Artes de Filadelfia pidió que no se dejara hablar, y que se despidiera, a la profesora —y feminista— Camille Paglia, una de sus académicas más prestigiosas, por sus críticas al feminismo hegemónico, a la teoría posmoderna del constructivismo sociocultural —personificado, según ella, en Foucault y Derrida— y a su oposición a la discriminación positiva en favor de las mujeres por considerarla una forma de minusvalorarlas. El rector se negó, finalmente, a las pretensiones censoras de los estudiantes. En algunas universidades australianas las carreras de los astrónomos y astrofísicos no dependen solo de sus méritos académicos, sino también de sus identidades personales —varón, blanco y heterosexual corren últimamente con desventaja— y de sus antecedentes en asuntos de «diversidad». Para aspirar a cargos y recursos —en astronomía— se exige al interesado que escriba una «declaración sobre diversidad» (sic).
A la psicóloga y socióloga estadounidense Linda Gottfredson le cancelaron una conferencia en la Universidad de Gotemburgo por sostener cosas tan «inauditas» como que hay evidencia de que algunas pautas conductuales no obedecen solo a construcciones sociales, sino también a factores genéticos. Se le comunicó que su invitación había sido anulada debido a las protestas de otros investigadores que sostenían que «las conclusiones no igualitarias» de Gottfredson contravenían las normas éticas del organizador. Pero la coerción hacia quienes piensan distinto no se suscita solo con la ciencia; el oscurantismo también afecta a principios democráticos y de igualdad largamente arraigados en nuestra tradición republicana, como la presunción de inocencia, el derecho a un juicio imparcial, y a la libertad de creación artística, que ya se suponía a resguardo de los imperativos religiosos o morales. La carrera académica del profesor y abogado Ronald S. Sullivan Jr., el primer decano negro de la historia de Harvard, llegó a su fin cuando las autoridades de la universidad anunciaron que no le renovarían su mandato. Su pecado fue el de haberse sumado al equipo de defensa de Harvey Weinstein, el productor de Hollywood acusado de abusos sexuales y que disparó la creación del movimiento #MeToo. Los estudiantes consideraron que Sullivan «ya no era de fiar como académico» (sic). Se deduce que, para las autoridades de Harvard, una conquista civilizatoria como la presunción de inocencia —rubricada en la Constitución— y el derecho a disponer de abogados defensores, son meros detalles que deben sacrificarse en el altar de la lucha contra el sexismo.
Hay muchos más ejemplos de descalificación moral hacia los científicos «heréticos». La prueba más categórica es la reciente creación de la revista Journal of Controversial Ideas, para que los académicos que escriben sobre temas controvertidos (¿habrá algún tema científico que no haya sido controvertido en algún momento?) puedan publicar… anónimamente. Entiéndase bien: se está empujando a quienes tienen el genuino derecho a discrepar a que lo hagan, pero desde las sombras.
Uno de sus promotores, el profesor de filosofía de la Universidad de Oxford, Jeff McMahan, recordó que «Las amenazas de fuera de la universidad suelen provenir más de la derecha. Las amenazas a la libre expresión y a la libertad académica en el seno de la universidad suelen provenir de la izquierda».
Según Barreiro, sobre el clima intelectual imperante en la facultad de Ciencias Sociales de Uruguay, el profesor Nicolás Trajtenberg ha llegado a sufrir la estigmatización y la descalificación de quienes no adhieren a las corrientes de la izquierda identitaria hegemónica. Cualquiera que se atreva a desafiar el canon —marxismo cultural, feminismo de género y políticas identitarias en general— es tachado de sexista, racista, homófobo, islamófobo o «neoliberal» —incluso fascista, llegado el caso— porque, cuando se va escaso de argumentos, no hay mejor recurso que la descalificación ad hominem, previa alegación de ofensa. La advertencia para los futuros investigadores es clara: hay temas «sensibles» que no conviene abordar. No decir en público lo que se piensa en privado por temor al descrédito o el estigma es una decisión bastante corriente. Esto erosiona la libertad académica y de expresión en general, el progreso del conocimiento y hasta algunos principios básicos del orden democrático. Todo hallazgo científico —tanto de las ciencias naturales como de las sociales— debería ser impugnado, contradicho o cuestionado. ¿Por qué no refutar a Carl, a Paglia, a Gottfredson y a Sullivan? ¿Qué mal podría derivarse de confrontar ideas rivales?
Los ya célebres «espacios seguros» que reclaman los estudiantes en los campus anglosajones no refieren solo al acoso sexual o a que las autoridades eliminen «murales ofensivos». Un «espacio seguro» es también aquel en el que el educando se halla «a resguardo de las ideas que le hacen mal» (sic). Por tanto, esas ideas se suprimen.
Corolario
La idea de ficción, que madura en la Europa medieval con la eclosión de la novela, se ha quebrantado de forma grave en el siglo XXI, lo cual atenta contra su sentido de existencia. Hoy, si esa ficción quiere dar lucha por su libertad —en el debido marco del respeto y de lo que se supone se debe interpretar por humor o estereotipo—, deberá enfrentarse a dudosas adaptaciones, modificaciones, y formar parte de listas negras o escraches. Hace un tiempo anduvo circulando en las redes sociales un listado de «las diez canciones más misóginas de la música uruguaya» (sic). En el podio se hallaba el tema La hermana de la coneja (Jaime Roos/ Raúl Castro), pero las más cuestionadas siguen siendo las letras de tangos. «El tango no ha ofrecido una imagen de mujer autónoma y de avanzada, sino que tiene un claro componente machista y paternalista en sus letras, pero queremos otro tango» (sic), reclamó la senadora uruguaya Constanza Moreira, volviendo a confundir ficción con literalidad y testimonio histórico con ofensa y culpa social.
Varios observadores han advertido que en la historia contemporánea, quienes mejor han aplicado la lógica de estas acciones censoras, han sido aquellos regímenes donde universidad pública, partido y Estado son uno solo.
En suma, cuando las estructuras de poder aspiran a la prolongación inerte de sus dogmas, el artista y su obra terminan impugnados o directamente eliminados. A ese artista entonces se le teme, como se le temió a Masaccio, a Klimt, a Bellmer, a Manet, a Zola y a Onetti. Varios de ellos, expatriados o encarcelados. El humor, el arte, la libertad de expresarse fundada en la lengua «convencional» y —sobre todo— en la capacidad de simbolizar, se arrojan a la censura. Así como el Ku Klux Klan ordenó una fogata con discos de los Beatles en Texas en 1966, los nuevos emisarios del oscurantismo procuran arrojar a una nueva hoguera las obras que no se ajustan a los parámetros de sus agendas progresistas.
En consecuencia, la censura contra un arte que no se aviene a sus esquemas siembra el desprecio por el arte y la cultura, elimina el diálogo, fomenta la intolerancia y promueve la violencia. Será el triunfo de una literalidad plana bajo el cercenamiento a las libertades. Será, en nombre de la ofensa, el triunfo del fascismo.
submitted by Enchilada_McMustang to uruguay [link] [comments]


2019.02.15 15:18 keylanaomi Defensa integral contra los argumentos anti-trans

Traducido del post original publicado por el usuario u/Dgunner para asktransgender
Link> Comprehensive Defense Against Anti-Trans Talking Points
Siento no poder traducir todos los links, ya que tampoco los leeré, (me gusta informarme pero tampoco soy tan minuciosa)

📷

Como veo que muchas personas dicen lo mismo una y otra vez, quise hacer una lista bien hecha con referencias. Lo estructuraré comenzando con un punto de conversación anti-trans de uso común, y luego intentaré refutar el punto de conversación. Tenged en cuenta que esto solo es aplicable si acepta a la Asociación Americana de Psiquiatría, la Organización Mundial de la Salud y el Centro Nacional de Información Biotecnológica como fuentes confiables de información sobre salud y bienestar psiquiátrico.
Para aquellxs de ustedes que no son de los Estados Unidos, el Manual estadístico y de diagnóstico de trastornos mentales de la APA versión 5 es muy similar a la Clasificación estadística internacional de enfermedades y problemas de salud relacionados de la Organización Mundial de la Salud (CIE-10), y Si bien algunas de las frases y la terminología son diferentes, la mayoría de los conceptos y principios fundamentales son los mismos.
Con eso dicho, aquí va.
1.) "Las personas transgénero tienen, por definición, un trastorno mental".
La organización responsable de definir qué es y no es un trastorno psiquiátrico , la Asociación Estadounidense de Psiquiatría, tiene esto que decir al respecto (a través del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales Versión 5 (DSM-5 en breve, solo lo usaré la forma abreviada de aquí en adelante):
"El DSM-5 tiene como objetivo evitar el estigma y garantizar la atención clínica para las personas que se ven y sienten que son de un género diferente al género asignado. Reemplaza el nombre de diagnóstico" Trastorno de identidad de género "por" Disforia de género ", al igual que otros importantes aclaraciones en los criterios. Es importante tener en cuenta que la no conformidad de género no es en sí misma un trastorno mental. El elemento crítico de la disforia de género es la presencia de un trastorno clínicamente significativo asociado con la enfermedad ".
En resumen, las personas que literalmente escribieron la definición de trastorno mental, el 100% rechazan la idea de que ser transgénero significa ser un trastorno mental.
2.) "Las identidades transgénero son una ilusión/alucinación".
Una identidad transgénero no se ajusta a la definición psiquiátrica de "ilusión", ni ha sido codificada como tal en el DSM.
Si bien la definición de "ilusión" puede variar [1] [2] [3] [4] [5] , el consenso común parece ser que una ilusión es una creencia sostenida con una fuerte convicción a pesar de la evidencia superior al contrario.
Hay evidencia aquí en este post, y por todas partes si la buscas. La evidencia para apoyar tanto la legitimidad de las identidades no binarias y transgénero como fenómenos no disfuncionales, y pruebas que demuestran los beneficios clínicos significativos de lo que comúnmente se llama "atención afirmando" (intervención médica principalmente a través de la terapia de reemplazo hormonal y alteraciones quirúrgicas, diseñado para cambiar o "Transición" del cuerpo de una persona para ser más congruentes con el género que sienten que son).
Pruebas de apoyo = no ilusión.
3.) "Las estadísticas sobre las tasas de suicidio de personas transgénero demuestran que son mentalmente inestables".
Se acepta dentro de las comunidades médica, de salud mental y sociológica que estas estadísticas de suicidio adverso reflejan una combinación de estrés de minorías y falta de acceso a la afirmación de atención médica. Cuando se les da acceso a entornos de apoyo y atención médica, la calidad de vida de las personas transgénero (incluida la salud mental) no es significativamente diferente de la población general .
Este estrés minoritario se agrava cuando se considera que las personas transgénero lo están experimentando en relación con una parte gigantesca de la experiencia humana que nunca se ha cuestionado realmente antes, al menos no en los medios de comunicación tradicionales como lo ha hecho en los últimos años.
Hay que añadir el hecho de que todavía no comprendemos completamente el género en el cerebro, y ustedes tienen una receta para el estrés, la duda, el odio a sí mismo y un sentido de total desesperanza / pérdida de identidad. La receta perfecta para un ser humano que sufre emocionalmente.
4.) ¿Qué pasa con la teoría autoginefilia del Dr. Ray Blanchard?
La teoría del Dr. Blanchard se publicó por primera vez en 1985, y el último artículo se publicó en 1993. Han pasado muchas cosas en los últimos 30 años , y la autoginefilia de Blanchard ha regresado recientemente a la luz de la cal debido a la creciente conciencia y representación del transgénero. Personas en los medios de comunicación.
La teoría de Blanchard esencialmente sugiere que solo hay 2 clasificaciones de individuos transgénero, "transexuales homosexuales" y "transexuales heterosexuales".
(Transexual es un término anticuado, las personas que en realidad son "transexuales" ahora se llaman "intersexuales". El sexo es una descripción biológica del cuerpo físico, y no implica género , un fenómeno de la mente).
Los "transexuales homosexuales" de Blanchard:
Los "transexuales heterosexuales" de Blanchard:
Desde el BAT (juego de palabras destinado a [Teoría de Autogynephila de Blanchard]), esta teoría se puede descartar por el hecho de que no tiene responsabilidad ni explicación para los transgéneros entre mujeres y hombres, y géneros no binarios. De hecho, esas personas existen, por lo que la autoginefilia no explica o encapsula completamente la experiencia transgénero.
Otra crítica común de la investigación de Blanchard es que no solo se trata exclusivamente de personas transgénero de hombres a mujeres, sino que también se basa exclusivamente en la noción de hombres sexualmente agradables. No tiene en cuenta la idea de una mujer homosexual transexual real (una lesbiana). Las lesbianas no entienden la idea de sí mismas como mujeres, se desprenden al tener intimidad con otras mujeres por las que se sienten atraídas.
Además, el hecho de que la investigación de Blanchard no tenía un grupo de control, y gran parte de ella fue víctima del sesgo del observador , un fenómeno en el que la (s) persona (s) que realiza el estudio distorsiona los datos al no ser totalmente objetivo y metódico, es también Una buena refutación de la validez de su teoría.
La investigación de Blanchard también cometió los errores de confundir la correlación con la causalidad, y la combinación de la orientación sexual con la expresión de género, que eran errores bastante comunes de cometer hace 30 años . Sin embargo, dado que gran parte de su investigación se basó en estas conexiones falsas, no puede conciliarse con nuestra comprensión moderna del género y la sexualidad, o con los principios modernos del método científico. La correlación que confunde honestamente con la causalidad es bastante mala incluso hace 30 años.
Además, el estrés de las minorías era mucho más alto en el momento de las personas transgénero, y muchos de ellos sentían una presión inmensa para decir las cosas correctas, para que no se les negara el tratamiento o, peor aún, encerrados en un instituto mental. No fueron los sujetos más óptimos para un estudio psicológico.
En esencia, Autogynephilia es una teoría fechada que fue víctima de las visiones menos educadas de su tiempo, los sesgos de quienes dirigen el estudio y los temores dentro de los que se estudian. Expertos modernos en ciencia y medicina casi por unanimidad dan reseñas mordaces de BAT .
BAT no es aceptada por ninguna de las principales organizaciones psiquiátricas o de atención médica.
5.) "El género es simplemente una construcción social. No hay evidencia de que puedas tener un cerebro femenino en un cuerpo masculino o viceversa".
En realidad, hay pruebas muy sólidas de los orígenes biológicos de la identidad de género.
De Winneke et Al , Environmental Health Perspectives, 2013:
"... Llegamos a la conclusión de que existe evidencia suficiente de que las EDC modifican el dimorfismo sexual del comportamiento en los niños, presumiblemente al interactuar con el eje hipotálamo-pituitaria-gonadal (HPG)".
De Chung y Wilson , European Journal of Physiology, 2013:
"La diferenciación del cerebro dependiente del género se ha detectado en todos los niveles de organización (morfológica, neuroquímica y funcional) y se ha demostrado que está principalmente controlada por las diferencias de sexo en los niveles de hormonas esteroides gonadales durante el desarrollo perinatal".
De Swaab y Bao , Neurociencias en el siglo XXI, 2013:
"La identidad de género (la convicción de pertenecer al género masculino o femenino), la orientación sexual (hetero, homo o bisexualidad) ... están programadas en nuestro cerebro durante el desarrollo temprano. No hay evidencia de que los entornos sociales posnatales tengan alguna Efecto crucial en la identidad de género u orientación sexual ".
De Serkan Karaismailoğlu; Ayşen Erdem , Revista de la Asociación Ginecológica Turco-Alemana, 2013:
"En los machos humanos, mostramos que la variación en la testosterona fetal (FT) predice más tarde el volumen local de materia gris de regiones específicas del cerebro en una dirección que sea congruente con el dimorfismo sexual observado en una gran muestra independiente de machos y hembras de la misma edad del NIH Repositorio de datos de resonancia magnética pediátrica ".
De Jürgensen, et al. , Revista de endocrinología y metabolismo pediátrico, 2010:
"Hay pruebas sólidas de que las altas concentraciones de andrógenos conducen a un comportamiento más típico de los hombres y que esto también influye en la identidad de género".
Según estos y muchos otros médicos, las identidades de los transgéneros parecen ser un desajuste genuino entre las características sexuales primarias y los fenotipos neurológicos durante el desarrollo prenatal.
6.) "Estas personas necesitan asesoramiento sobre salud mental para corregir su identidad, no una intervención médica".
Cada organización médica y de salud mental importante en los Estados Unidos apoya oficialmente el acceso a la atención afirmativa. Esto se debe a que décadas de investigación revisada por pares han demostrado que es la forma más efectiva de tratar la disforia de género .
Se ha demostrado de manera abrumadora que afirmar que la atención médica es efectiva y tiene un beneficio clínico importante para las personas con disforia de género. Los estudios de seguimiento han demostrado un efecto benéfico innegable de la cirugía reconstructiva genital en los resultados postoperatorios, como el bienestar subjetivo, la cosmesis y la función sexual (DeCuypere et al., 2005; Gijs & Brewaeys, 2007; Klein & Gorzalka, 2009; Pfafflin & Junge, 1998). También se ha encontrado que GRS conduce a una disminución cuantitativa en los intentos de suicidio y el uso de drogas en poblaciones postoperatorias (C. Mate-Kole et al., 1990). En estudios donde se negó la atención afirmativa, los pacientes mostraron resultados significativamente peores (Ainsworth y Spiegel, 2010; C. Mate-Kole et al., 1990).
Además, se ha encontrado que la asesoría para cambiar la identidad de género es inefectiva y potencialmente dañina. El cuerpo principal de expertos médicos y de salud mental en el cuidado de personas transgénero, WPATH, tiene esto que decir acerca de cómo cambiar las identidades de género de las personas:
"El tratamiento dirigido a tratar de cambiar la identidad y expresión de género de una persona para que sea más congruente con el sexo asignado al nacer se intentó en el pasado sin éxito (Gelder y Marks, 1969; Greenson, 1964), particularmente a largo plazo (Cohen- Kettenis y Kuiper, 1984; Pauly, 1965). Tal tratamiento ya no se considera ético ".
En 2012, como resultado de fracasos pasados ​​y los daños observados, la Asociación Estadounidense de Psiquiatría emitió la siguiente declaración sobre los intentos de cambiar la identidad de género de una persona:
"La técnica psicoanalítica no abarca los intentos decididos de" convertir "," reparar ", cambiar o cambiar la orientación sexual, la identidad de género o la expresión de género de un individuo. Dichos esfuerzos dirigidos van en contra de los principios fundamentales del tratamiento psicoanalítico y con frecuencia resultan en un dolor psicológico sustancial al reforzar Dañar actitudes internalizadas ".
Los tribunales también están reconociendo esto. Los tribunales federales de Nueva Jersey y el Noveno Circuito acordaron que las afirmaciones de los defensores de la terapia reparativa para la identidad de género y la orientación sexual noestán respaldadas por la ciencia . El tribunal de distrito en Nueva Jersey también está permitiendo que los demandantes demanden por daños y perjuicios como resultado del daño causado por la terapia reparativa.
Simultáneamente, un nuevo estudio del Instituto Williams sobre consejería de salud mental para minorías sexuales muestra que aquellos que buscaron consejería de salud mental de un consejero religioso o espiritual (que es más probable que los inste a cambiar) tuvieron más probabilidades de intentar suicidarse posteriormente que aquellos que no buscó ningún tratamiento en absoluto.
7.) "XX Cromosomas = Mujer, XY = Hombre".
Así es como funcionan normalmente los cuerpos humanos, sí. Sin embargo, es posible tener síndrome completo de insensibilidad a los andrógenos (CAIS) , o deficiencia de 5-alfa-reductasa , o síndrome de Swyer , o [mosaicismo genético] ( https://en.m.wikipedia.org/wiki/Mosaic_ ( Genética)) ), o deficiencia de 17-beta-hidroxiesteroide deshidrogenasa III , o virilización inducida por progestina , o exposición prenatal a dietilestilbestrol , disforia de género , o cualquiera de una amplia gama de variaciones basadas en endocrina que pueden hacer que una persona tenga cromosomas. que no coinciden con sus características sexuales primarias o identidad de género.
En al menos un caso documentado, una mujer con cromosomas XY se desarrolló como una mujer normal, se sometió a la pubertad espontánea, alcanzó la menarquia, menstruó con regularidad, experimentó dos embarazos no asistidos y dio a luz a una hija 46, XY con disgenesia gonadal completa.
Es importante comprender la distinción entre cromosomas, rasgos sexuales primarios, genitales, orientación sexual y género. Todas estas son propiedades descriptivas separadas de los seres humanos.
Sus cromosomas no son más que estructuras similares a hilos de ácidos nucleicos y proteínas que se encuentran en los núcleos de la mayoría de las células vivas, y contienen información genética en forma de genes.
Los cromosomas no son una impresión azul, son una receta. Cada vez que pasas la receta, la naturaleza la altera solo un poco. A veces esas alteraciones no hacen nada médicamente significativo, a veces hacen que una persona sea diferente de lo que la mayoría consideraría "normal". Esto es simplemente un subproducto de la evolución y las copias imperfectas del ADN creado durante la reproducción.
Sus rasgos sexuales primarios son una descripción biológica de su cuerpo físico. ¿Esta persona tiene un pene o una vagina? ¿Pechos o no senos? ¿Ovarios o testículos? Etc.
Dado que los genitales (una subcategoría de rasgos sexuales primarios) deben explicarse por sí mismos, saltaré directamente al género.
Imagina al hombre más estereotípicamente físico y mentalmente masculino del mundo y a la mujer más estereotipada física y mentalmente femenina del mundo. Cada uno de los seres humanos que ha estado, y siempre estará vivo, se sienta en algún lugar en un espectro entre estas dos personas imaginarias (a excepción de los no binarios, sienten que no existen en ningún lugar en ese espectro).
El género es tu sentido general de dónde estás en ese espectro. Al igual que con muchas otras cosas, la diferencia entre dónde se encuentra y donde la sociedad cree que debería estar es donde reside la controversia.
La orientación sexual es lo que te atrae, física y mentalmente.
En términos generales, la mayoría de las personas se orientan en sus niveles más básicos por los rasgos sexuales primarios. Ven a una persona con un cuerpo femenino, masculino u otro atípico, y se sienten atraídos sexualmente por esa persona.
Muchas personas también se orientan por personalidad e inteligencia. Incluso hay algunas personas que se orientan casi exclusivamente por estos rasgos mentales. Estas personas son conocidas como pansexuales.
8.) "¿Cómo puede un niño saber si es o no transgénero? Cuando yo era niño quería ser (inserte un nombre arbitrario)".
En primer lugar, el argumento de "cuando era joven quería ser XYZ" es irrelevante porque las personas que lo usan están combinando el sentido constante de ser hombre, mujer u otro género, con el deseo pasajero de ser objetos inanimados. , personas completamente diferentes, ideas abstractas u otros conceptos intangibles, etc.
En segundo lugar, nada permanente le tiene que pasar al niño una vez que declaran que son transgénero. Ese no es el fin del mundo. No reciben de inmediato la cirugía reconstructiva genital o la terapia de reemplazo hormonal, ni nada de eso. En la mayoría de los casos, lo que sucede a continuación está determinado únicamente por los tutores legales del niño, quienes pueden elegir:
O...
Solo hay una opción en esta lista que puede causarle daño mental o físico inmediato al niñx, y eso es ignorar al niñx. Descubrir que tus padres no te apoyan simplemente por lo que eres (especialmente para un hijo único como yo) es devastador. Cuanto más joven es el niño, mayor es el daño que puede causar. El temor de que estos niños sean demasiado ignorantes para comprender sus propias identidades lo suficientemente bien como para hacer cambios permanentes en sus cuerpos es, en realidad, bastante noble.
Sin embargo, hay un gran problema en dejar que el miedo guíe la decisión de si el niñx recibe atención afirmativa ... Tiende a hacer más daño que beneficio . Lxs jóvenes transgénero son extremadamente vulnerables a una multitud de problemas, incluido el abuso de sustancias, el suicidio, el abuso infantil, el abuso / asalto sexual y los trastornos psiquiátricos. Grossman, Arnold H. y Anthony R. D'augelli. "Jóvenes transgénero: invisibles y vulnerables". Diario de la homosexualidad 51.1 (2006): 111-128. Negarles las hormonas no solo les causa agitación emocional, sino que también con frecuencia los lleva a obtener hormonas de todas formas por medios ilícitos, y posteriormente dañar sus cuerpos y exacerbar la angustia emocional de su disforia de género.
Investigaciones recientes han demostrado que en pacientes cuidadosamente seleccionados (seleccionados cuidadosamente para el tratamiento, no para los propósitos del estudio), las personas que hacen la transición a los jóvenes sufren pocos efectos adversos y mantienen un nivel de funcionamiento más alto que antes de la transición . Además, los resultados del tratamiento se consideran mejores cuando se ofrece a una edad más temprana. Cohen-Kettenis, P T. Dillen, C M. Gooren, L J. (2000) "Tratamiento de transexuales jóvenes en los Países Bajos" Nederlands Tijdschrift voor Geneeskunde 144 (15): 698-702, 8 de abril de 2000
Como advertencia final presentaré mi propia experiencia personal en el asunto. Cuando tenía aproximadamente 4-5 años, le dije a mi madre que quería ser una niña como ella cuando creciera, y la reacción que tuve, combinada con las reacciones que tuve en otras épocas durante mi juventud cuando mostraba rasgos femeninos. , me hizo interiorizar muchos aspectos de mi personalidad.
Ahora, más de dos décadas después, ya pasé la pubertad masculina, todavía me siento más como una mujer que como un hombre, pero mucho peor por esperar tanto tiempo. Por un lado, nunca me veré como me siento, porque la pubertad masculina ha terminado para mí y mis huesos han terminado de crecer y moldear. Por otra parte, ahora tengo más de 20 años de conflictos internos y el filtrado de la expresión para desactivar, y 20 años de tiempo perdido cultivando una versión masculina de mí mismo en lugar de descubrir quién soy realmente como persona, independientemente de si coincide con la forma en que otras personas Creo que debería serlo.
Entonces, si estás de acuerdo con que estos niñxs estén marcados emocionalmente por siempre, solo para adaptarse a las nociones regresivas y conservadoras del género, entonces no cambies. Solo recuerde que ignorar o racionalizar el dolor de un niño no hace que desaparezca. Te lo puedo decir personalmente, siempre estará ahí ...
Ahora tengo 27 años y no hay nada de lo que me arrepienta más en el mundo, que mi ingenua e impulsiva decisión de esconderme de esto cuando era un niño pequeño. No sabía nada mejor, solo quería que mamá y papá estuvieran orgullosos de mí y me di cuenta de que eso nunca sucedería mientras yo todavía quisiera ser una niña.
9.) "Nunca pasarás porque ________".
"La pubertad ha terminado, ya no tienes la estructura ósea correcta:"
Esta mujer transgénero comenzó cuando tenía 30 años.
Este hombre transgénero comenzó cuando tenía 27 años.
"Eres demasiado alto / bajo".
Esta es Jennifer Lacy, una jugadora de la WNBA de 6 pies y 3 pulgadas de alto, con género femenino al nacer.
Este es el famoso actor y comediante Kevin Hart, hombre de género al nacer, 5 pies y 3 pulgadas de alto.
"Todos sabrán, las personas transgénero nunca pasan".
Esta es Ines Rau, una mujer transgénero que trabaja como modelo.
Este es Shane Ortega, un hombre transgénero que es sargento en el ejército de los Estados Unidos.
Entiendo que algunos de estos son casos extremos, pero escúchame. La gente viene en todas las formas y tamaños. Si trabajas lo suficiente , todo es posible.
La forma en que se ve solo debería ser importante para usted, y ajustarse a un estereotipo visual para el género que quiere que se vea, es en cierto modo tan malo como ajustar un estereotipo visual para el género que las personas asumen que está basado en su sexo primario. rasgos Es una forma de esconderse del hecho de que cada persona es diferente.
Es triste que las personas juzguen a los demás de forma tan dura por su apariencia, pero no hay forma de escapar. No puedes cambiar la naturaleza humana, y con eso en mente hay un par de cosas importantes que debes considerar.
En primer lugar, decir que alguien parece demasiado masculino para ser mujer o demasiado femenino para ser hombre, no tiene en cuenta todo el increíble ingenio que los seres humanos pueden ejercer (jeje) cuando cambian y dan forma a sus cuerpos.
Hay hormonas, dieta, ejercicio, cirugía, corsés, pelucas, remeras, acolchados, acolchados, suplementos proteicos, trasplantes de cabello, afeitado, cuidado de la piel, propecia, rogaína, maquillaje, estilo de ropa y muchas otras formas de cambiar su apariencia física. a algo con lo que estás más bien.
La resistencia y la determinación son muy poderosas al unísono.
De cualquier manera, la mayoría de nosotros solo queremos que nos dejen solos para vivir nuestras vidas en paz, pero de una manera seremos absolutamente miserables y de la otra manera seremos felices, lo que me lleva a mi segundo punto ...
Decirle a alguien que nunca se verá como quiere es una de las cosas más malas que puedes decirle a alguien que nunca se ha visto como quiere.
Ser hiriente no va a traer progreso, no va a resolver nada. Ser hiriente es ceder al caos del problema, en lugar de actuar con la intención y tratar de resolverlo.
10.) "No me importa lo que tengan que decir los científicos y los psiquiatras: si naciste con un pene, eres un hombre, si no eres una mujer".
Más allá del hecho de que atacar a nuestra sociedad en general se considera una mala forma, esta línea de pensamiento no tiene en cuenta a las personas intersexuales (las personas cuyos cromosomas, genitales y rasgos sexuales primarios no coinciden "normalmente", y / o los genitales de quiénes son difíciles de distinguir como estrictamente hombres o mujeres). Como las personas intersexuales existen , los genitales claramente tampoco pueden ser el factor decisivo en el género.
Afortunadamente, las organizaciones de medicina y salud mental siguen una investigación revisada por pares cuando desarrollan políticas, y los tribunales a su vez se remiten a expertos reales en la materia, no a ideólogos, personas que falsifican sus investigaciones o expertos.
La creciente aceptación de la afirmación de atención en las comunidades médicas se debe al hecho de que la vasta preponderancia de la evidencia científica real sobre los problemas de las personas transgénero contradice directamente sus puntos de discusión anti-transgénero.
Sin embargo, si no te importa lo que la ciencia y la medicina modernas tienen que decir, entonces parece que hemos llegado a un punto muerto. Pero antes de irte, considera los siguientes sentimientos:
¿Desde cuándo algo sobre los seres humanos ha sido blanco o negro, sí o no, encendido o apagado? Casi nada de nosotros es tan simple, entonces, ¿por qué el género sería tan simple?
Los seres humanos son organismos complicados con decenas de miles de partes y piezas intrincadas en nuestros cuerpos y mentes, y casi todos pueden desarrollarse de manera insuficiente, desarrollarse demasiado, mutar, deformarse, fusionarse o saltearse durante el desarrollo prenatal.
El género está incluido en muchas de esas piezas, y las posibilidades de que todas se formen a la perfección son muy bajas. En consecuencia, a veces, las personas nacen mirando de una manera y sintiéndose de otra manera. Seguramente eso no puede ser demasiado extravagante u ofensivo para aceptar, ¿verdad?
Artículo original
EDITAR : Estaré revisando y editando esto a medida que encuentre nuevos recursos, y afinaré el tono y la expresión de las cosas en mi tiempo libre.
Planeo usar todo el muro de texto como respuestas de comentarios a comentarios ignorantes en subreddits de mierda de vez en cuando. Educar a la gente sobre el tema es la mejor manera de combatir la ignorancia y el odio. Paz.
EDITAR : Formato.
EDITAR : Se agregó una sección para jóvenes transgénero.
EDITAR : Stickied y oro! Enlace obligatorio
EDIT : ortografía y gramática.
EDITAR : Elaborado número 2 y enlaces agregados en el número 7. Fraseo y brevedad refinados.
EDITAR : Se agregó una sección sobre autogynephilia.
EDITAR : Se agregó una sección sobre "pasar".
submitted by keylanaomi to asktransgenderES [link] [comments]


2017.02.03 09:42 Subversivo-Maldito Resumen de la TERCERA PARTE (Tareas Organizativas) del Documento POLITICO que el Equipo de Pablo Iglesias presentará en VistaAlegre II, y, titulado: Mandar Obedeciendo (Podemos para Todos)

TERCERA PARTE: Tareas organizativas [No podemos parecernos a los partidos viejos. El reto de las elecciones municipales y autonómicas del 2019. Una organización descentralizada y plurinacional. Aprender de los errores para mejorar. Un modelo de participación del siglo XXI. Despatriarcalizar Podemos. No somos políticos, sino gente haciendo política. Un ensayo general del futuro gobierno].
1º) No podemos parecernos a los partidos viejos
Para poder defender los intereses de la gente, es esencial que no se generen dentro de Podemos intereses particulares....La desconexión entre los viejos partidos del turno y la realidad de su pueblo ha operado por esta vía.... Hemos visto a muchos políticos dedicar mucho tiempo a defender su escaño o su cargo, sus privilegios y su jubilación dorada, su cuota de recursos y su aparato, su baronía o su familia.....lo que ha permitido hacer de la profesionalización de la política un lugar de privilegio....Mediante este camino, los partidos políticos han acabado convirtiéndose en agencias de colocación o en lugares donde desarrollar una carrera....¿Y todavía alguien se extraña que con tal tipo de comportamiento hayan acabado siendo intervenidos y cooptados por las élites? Las claves para que esto no nos ocurra son tres: democracia, organicidad y empoderamiento popular....Para poder llevar a cabo estas 3 claves, es necesario: a) Seguir sometiendo las decisiones más importantes a la votación de las bases. b) Las decisiones ejecutivas, del día a día, tienen que producirse en órganos democráticamente designados para ello y no en espacios opacos e informales. c) Además es vital que contemos con unas bases de militantes y simpatizantes activos y empoderados...Además....las decisiones dentro del partido tienen que ser cada vez más colegiadas. Si queremos mantener los pies en la tierra, trabajar siempre para la gente y poder vencer a los que hacen políticas antipopulares, tenemos que aspirar a ser una fuerza con 100.000 militantes y 1.000.000 de inscritos e inscritas. Solo así podremos hacer un Podemos unido y plural que no se divide en una sumatoria de familias, clanes y baronías, sino que encuentra su unidad en la diversidad, en su feminización constante, en la coralidad de sus portavocías y en sus liderazgos colectivos, así como en el protagonismo de sus militantes y de sus Círculos, y en la lealtad y la fraternidad entre sus integrantes.
2º) El reto de las elecciones municipales y autonómicas de 2019
En 2019 tendrá lugar una cita electoral muy importante en nuestro país: las elecciones municipales y autonómicas en la mayor parte de los territorios del Estado...Durante este proceso seguiremos siendo golpeados por las élites y sus aparatos....Para hacerles frente, no basta contar con diputados, portavoces y un buen discurso....Para ganar necesitamos a la gente organizada, activa y con capacidad para movilizarse....Necesitamos que nuestra organización llegue a cada barrio y a cada pueblo...Necesitamos que nuestro mensaje y nuestro movimiento lleguen a toda la diversidad de nuestro pueblo....Prepararnos para 2019 es estimulante en lo organizativo y desafiante en lo político....Empezando, como nos gusta en Podemos, desde lo local, desde la raíz, desde abajo.
3º) Una organización descentralizada y plurinacional.
Para Podemos España es plurinacional....Frente al inmovilismo y la agresividad de los que hoy gobiernan, que aumentan irresponsablemente la brecha entre los pueblos de España, nosotros defendemos el derecho a decidir.....La misma idea que defendemos para nuestro país debe operar en el interior de Podemos....Por todo ello, abogamos también por el derecho a decidir «a la interna» para que, a diferencia de lo que ocurrió en Vistalegre I, la decisión sobre cómo acudir a las siguientes elecciones municipales y autonómicas se tome de manera soberana en cada territorio por parte de la correspondiente asamblea ciudadana....Es necesaria una descentralización en un sentido nuevo: no como una negociación entre barones y un poder central que desemboca en una cesión de poder de los segundos a los primeros, sino como una descentralización descentralización democrática....transfiriendo competencias y recursos a las direcciones autonómicas y municipales...Debemos construir una organización más fraterna, con soberanías compartidas y que refleje la plurinacionalidad de nuestro país sin caer en los errores que han hecho de otros partidos campos de batalla entre baronías y familias.
4º) Aprender de los errores para mejorar
Los conflictos internos se deben gestionar, pero la solución no puede consistir siempre en asistir a las Comisiones de Garantías, sino hacerla más deliberativa....Podemos necesita articular los Círculos como espacios de debate, pero con mecanismos que sean capaces de canalizar las demandas que emanen de los mismos....Que vaya a haber cuatro representantes de los Círculos de Podemos en el Consejo Ciudadano Estatal es un gran paso adelante... Las diferencias de opinión, la diversidad y la pluralidad son necesarias y enriquecedoras...Ahora bien, la existencia de una coalición de familias o de partidos dentro de Podemos sería estar copiando los modelos organizativos basados en baronías y familias...; y todo ello no tiene nada que ver con la democracia interna...En este contexto, los procesos de primarias nos han dejado muchas enseñanzas...La más dura fue que, en ocasiones, nos hemos parecido en exceso a los viejos partidos a los que tanto hemos criticado....Hemos llevado a cabo discusiones entre personas y debates en los medios que deberían haberse dado en otros espacios..
5º) Un modelo de participación del siglo XXI
Los partidos tradicionales de las élites defienden que los asuntos colectivos deben ocuparse en exclusiva por expertos representantes...con lo que se se arrogan el monopolio de la política, algo que lleva a que, al final, dejen de servir a su país y sus cúpulas devengan en casta....En este contexto, Podemos, defiende la construcción de una sociedad democrática en la que se debe corresponsabilizar a la ciudadanía...Y es que si no haces política, te la hacen....Por todo ello, nuestra militancia y nuestros inscritos e inscritas no deben obtener infomación de su organización solo a través de los medios, sino que deben estar al corriente del día a día de los procesos dentro de Podemos, contando con espacios de deliberación y control democrático...Por eso es una tarea fundamental de la nueva fase de Podemos la de hacer de los Círculos, espacios de trabajo más acogedores, más divertidos, más femeninos y más eficaces....Al mismo es fundamental no dejar fuera ningún estilo de participación ni ningún nivel de implicación...Hay personas que no pueden o no quieren participar de las asambleas pero quizá sí en las redes sociales, o recorriendo su comarca, o aportando conocimientos, o contribuyendo con una cantidad económica, o de mil maneras distintas. Todos ellos y todas ellas tienen que tener cabida en Podemos....
6º) Despatriarcalizar Podemos
El cambio político en nuestro país tiene que venir de la mano de las mujeres, excluidas durante mucho tiempo de los espacios de poder....Ya en las primeras elecciones a las que nos presentamos, las europeas de 2014, decidimos que nuestras listas fueran cremallera, porque no solo es importante el número de mujeres presentes en una lista, sino los lugares que en ella ocupan....También hemos logrado asegurar la paridad en los órganos y en las listas de Podemos.....A partir de ahora, hay que concebir la paridad como un mínimo y no aplicar mecanismos de corrección en los casos en los que perjudiquen a las mujeres. Las violencias machistas son una pequeña muestra, la más dolorosa y sangrante, de la discriminación general que padece la mitad de la ciudadanía española. Recordemos que existe la brecha salarial porque las mujeres cobran menos por ser mujeres, o porque tienen peores trabajos que asumen para poder dedicarse al cuidado de la infancia y de las personas mayores....Hoy por hoy las mujeres tienen peores salarios...Hay menos mujeres en puestos directivos así como en la representación simbólica y cultural del país...A su vez, en las organizaciones políticas, existe una tendendia hacia la invisibilidad de las compañeras, con el objetivo de que no ocupen portavocías o puestos relevantes. Si queremos despatriarcalizar la política hay que incorporar el feminismo —la lucha por la igualdad radical de las personas sin condicionantes de ningún tipo— a nuestras prácticas organizativas...En este contexto, arrastramos un buen lastre...ya que no deberíamos olvidar la épica masculinidad política en el seno de la izquierda...En este contexto, apostar por la despatriarcalización es también apostar por nuevos principios articuladores de las prácticas organizacionales...priorizando la colaboración frente a la competencia y la deliberación frente a la imposición. En definitiva, se trata de trabajar por superar lógicas organizativas masculinizadas, basadas en la agresividad competitiva y en la simplificación entre ganadores y perdedores...Solamente si se reconoce que nos pesa y limita una cultura patriarcal, misógina y violenta, podremos abordar la gestión de nuestro común político...
7º) No somos políticos, sino gente haciendo política
Uno de los grandes problemas de la política es su profesionalización....desde el momento en que se ejerce a través de unos partidos políticos que se han cartelizado, es decir, se han convertido en un apéndice del Estado...siendo expulsados de la política cuando no cumples sus reglas, y, al mismo tiempo que limitan el papel de sus militantes no tienen inconveniente en financiarse legal o ilegalmente...tal como hemos visto con la red Gürtel, la Púnica y otras....Con la "profesionalización" se ha abandonado la ideología, se ha tecnificado la política, y se ha vinculado a los políticos con grupos de poder acabando por formar castas... Pues bien, la «clase» o «casta» política tiene que renovarse con gente normal cuyas expectativas no sean tener una biografía política de veinte o treinta años en cargos públicos....Esta longevidad burocrática es lo que convierte al Senado en un cementerio de elefantes, o de "huidos previlegiados" hacia el Parlamento Europeo....La política de partidos necesita de savia nueva en la gestión de lo público; en definitiva, gente haciendo política en vez de políticos repitiendo los lugares comunes de la política. Para poder "vacunarnos", ante la posibilidad de la cartelización, no podemos limitarnos a bajarnos los salarios y los tiempos de mandato...sino promover la participación activa de los militantes, con el objetivo de blindarnos contra la acumulación de cargos evitando que el partido esté en manos de unos pocos cargos... En Podemos nadie debería tener más de dos cargos de dedicación intensiva, uno interno y otro externo, salvo en los casos en los que tener un cargo implique tener otro antes (por ejemplo, miembros del Consejo Ciudadano en tanto que secretarios generales o senadores autonómicos). Además, los cargos públicos deben rendir cuentas ante los órganos democráticos, los Círculos, la militancia y también ante los movimientos sociales. Los movimientos sociales son un termómetro de las carencias de una sociedad. Escucharlos es una obligación. En los Ayuntamientos democráticos, en 1979, buena parte de los cuadros de los nuevos municipios provenían de los movimientos sociales. Es verdad que el movimiento se vació, con terribles consecuencias posteriores, pero también es cierto que fueron los activistas sociales los que llenaron de contenido democrático los Ayuntamientos. Hoy tenemos que repetir lo mejor de aquel proceso sin caer en sus errores. El papel de los cargos públicos no puede limitarse al trabajo en los diferentes parlamentos. Su principal función debe ser la de ser «activistas institucionales». Debemos estar en todos y cada uno de los conflictos sociales y escuchar a los movimientos....Debemos ser capaces de articular las demandas de la ciudadanía y llevar su voz a las instituciones...Y es que la construcción del pueblo no es un relato, debe ser una práctica política cotidiana donde el pueblo, la gente humilde a la que se ha excluido e ignorado durante demasiados años, pase a ser la protagonista del cambio. Para eso es necesario el empoderamiento popular.
8º) Un ensayo general del futuro gobierno
En momentos de recortes de los servicios sociales, el buen funcionamiento del Estado es esencial para el funcionamiento de la democracia....Uno de los problemas repetidos del funcionamiento de lo público tiene que ver con los cuellos de botella de la burocracia...Por todo ello es necesario abrir el diálogo entre el Estado y la sociedad civil....Ese diálogo no puede estar guiado por el interés empresarial y tampoco desde intereses cortoplacistas electorales...sino a partir de ámbitos que reciban un impulso desde la sociedad civil...para que la sociedad en conjunto se beneficie de esos desarrollos. Esta vinculación entre conocimiento experto y Estado tiene que irse articulando en los años previos a la llegada al gobierno. La previsión de una legislatura larga gracias a la entrega del PSOE a las necesidades del PP nos otorgan ese tiempo para ir experimentando estas relaciones, que deberán ir construyendo una agenda concreta. El grupo encargado de evaluar las políticas públicas del gobierno restaurador, de ir explorando vías alternativas y de articular la participación de los expertos en el diseño de futuras políticas públicas debe concebir su actuación como un ensayo general del futuro gobierno de España. Esta fórmula de ensayo general tiene una larga tradición en Inglaterra y permite ir construyendo perfiles políticos y técnicos para evitar las sorpresas de los nombramientos caprichosos a los que nos tiene acostumbrada la política turnista. Sirve igualmente para evitar la incertidumbre propia de un mundo global dominado por los poderes financieros. Y, en nuestro caso, tiene que servir para que las españolas y los españoles conozcan la alternativa de gobierno de Podemos, de modo que no limite el trabajo institucional al mero acompañamiento parlamentario, sino que permita ir sentando las bases del futuro gobierno que se ofrece como alternativa. [Fuente: https://vistalegre2.podemos.info/documentos/]
submitted by Subversivo-Maldito to podemos [link] [comments]


2016.07.06 12:30 javiac 125 años de democracia directa en Suiza

Los suizos pueden participar directamente en el proceso constitucional desde 1891 y las suizas, desde 1971. La idea de este derecho ciudadano nació hace más de dos siglos y ha dado la vuelta al mundo. Emprendemos el viaje con Bruno Kaufmann, experto en democracia y redactor jefe de people2power.
“Estoy encantado de que la fantástica idea de la participación directa del pueblo en el proceso legislativo esté calando al otro lado del mundo”. Así responde el redactor jefe de un diario socialdemócrata suizo a la carta de un emigrante.
Corre el año 1894. En América, un breve escrito del periodista del ‘New Yorker’, John W. Sullivan, sobre la introducción de la iniciativa y el referéndum en los cantones suizos y a escala federal causa sensación. El modelo que Sullivan denomina “sistema suizo” incita a agricultores, sindicalistas y artesanos a reivindicar derechos análogos en los nuevos estados de la costa pacífica de Estados Unidos.
El emigrante suizo que desea saber más sobre la democracia directa vive en Oregón, donde en 1902 se introduce la iniciativa popular tras una votación. Desde entonces, los ciudadanos y las ciudadanas de este estado han conseguido más de 300 votaciones gracias a este instrumento. A título de comparación: en Suiza se han celebrado 206. 1912: estas militantes a favor del sufragio femenino en Oregón hacen escala en Nueva York, antes de proseguir viaje a Washington para defender su causa en la Casa Blanca. (Library of Congress)
Desde esa votación, el “sistema suizo” pasa a llamarse el “sistema de Oregón” al otro lado del Atlántico. Otros 23 estados de EEUU han adoptado el derecho de iniciativa ciudadana en los últimos 125 años.
A finales del siglo XIX, Hawái –a mitad de camino entre Asia y Norteamérica– es una monarquía y no pertenece aún a Estados Unidos. Los éxitos del “sistema de Oregón” –gracias al cual se consigue, entre otras cosas, el sufragio femenino– llegan a oídos del movimiento republicano del archipiélago del Pacífico, del que es miembro un tal Sun Yat-sen, que será luego el primer presidente de la República de China.
La idea de la iniciativa popular se abre un nuevo camino. En 1912 se inscribe en la Constitución de la República de China, y pese a las turbulencias vividas durante el siglo XX, constituye hasta hoy la base de la Constitución de Taiwán (cuyo nombre oficial es República de China). El nuevo Parlamento de la isla elegido en enero busca precisamente una forma viable para traducirla en ley. Cuestión de minoría, respuesta de la mayoría
Esta apasionante historia, así como el “sistema suizo” introducido hace 125 años –junto con el referéndum constitucional obligatorio vigente desde la fundación del Estado Federal en 1848 y el referéndum legislativo adoptado en 1874– es solo un ejemplo del éxito que ha tenido la iniciativa ciudadana en el mundo.
El principio en el que reposa este derecho de democracia directa es tan sencillo como convincente: permite que una minoría formule una cuestión política concreta y obliga a la mayoría a dar una respuesta vinculante.
Si se pone al servicio de los ciudadanos y se aplica de forma vinculante, la iniciativa popular contribuye a concretizar un poco mejor la gran idea de la democracia, es decir, que cada decisión común vaya precedida de un debate público.
La iniciativa popular, sin embargo, no se inventó en Suiza hace 125 años, sino un siglo antes durante la Revolución Francesa. Su idea se remonta al marqués de Condorcet, un filósofo de la Ilustración. Después del derrocamiento del rey en 1792, Condorcet fue nombrado relator de la Convención Nacional, que era una asamblea constituyente, en la que inscribió no solo el referéndum constitucional como instrumento de control, sino también el derecho “progresista” de la iniciativa ciudadana. Propagación al mundo
Su proyecto no será aceptado y Condorcet será víctima de los avatares de la Revolución en 1974. Fue hallado muerto en su celda dos días después de su detención. Hoy, Francia sigue siendo un país muy centralista que conoce solamente el plebiscito presidencial, un instrumento al servicio de los dirigentes en el poder.
Lo que fracasó en Francia, sin embargo cayó en terreno fértil en los países vecinos con una estructura descentralizada: A partir de 1830, antes de que se introdujeran a escala nacional, los derechos populares figuraban en las Constituciones de casi todos los cantones de la Confederación Helvética.
Los ciudadanos suizos pueden votar prácticamente sobre todo. El derecho de iniciativa, inscrito en la Constitución desde el 5 de julio de 1891, ... temas: Democracia directa Otros idiomas: 6
Hoy, los ciudadanos de 22 países gozan del derecho a una iniciativa popular vinculante inspirado en el “modelo suizo”. Entre ellos, Hungría, Uruguay, Kenia, Taiwán, México o Nueva Zelanda.
En otras 14 naciones, los ciudadanos tienen el derecho de recoger firmas para someter una decisión del Parlamento a votación popular nacional. Así ocurrió este año en Italia y Holanda.
En los últimos 25 años, el derecho de iniciativa popular se ha propagado, sobre todo, entre los colectivos locales y regionales.
En Alemania existe en la gran mayoría de los 75 000 municipios y en los 16 ‘länder’. Lo mismo vale para cientos de miles de entidades territoriales alrededor del globo.
Y la iniciativa ciudadana europea, que la UE introdujo en el año 2012, es un instrumento de democracia directa que, por primera vez, traspasa las fronteras.
Igualmente apasionante es ver que la democracia directa, su alcance y aplicación, son preocupaciones plasmadas en múltiples iniciativas populares.
En los últimos diez años, en Suiza se han lanzado una decena de iniciativas que se refieren a los derechos populares.
http://www.swissinfo.ch/democraciadirecta/125-a%C3%B1os-de-iniciativa-popular-en-suiza_una-idea-da-la-vuelta-al-mundo/42271746 Traducción del aleman: Belén Couceiro, swissinfo.ch
submitted by javiac to podemos [link] [comments]


2016.06.04 13:48 ShaunaDorothy El culto a la virgen María (Junio de 2012)

https://archive.is/9MVFQ
Espartaco No. 35 Junio de 2012
De los archivos de Women and Revolution
El culto a la virgen María
(Mujer y Revolución)
El siguiente artículo ha sido traducido de Women and Revolution No. 15, verano de 1977, y es una reseña del libro Alone of All Her Sex: The Myth and the Cult of the Virgin Mary (Apartada de todo su sexo: El mito y el culto a la virgen María) de Marina Warner (Nueva York: Alfred A. Knopf, 1976). En su brevedad, el artículo proporciona una excelente exposición de la actitud de los marxistas revolucionarios ante la religión, así como una explicación materialista del origen y función social de ésta. A pesar de haber sido escrito hace ya 35 años, no es difícil extrapolar de la situación que describe a la actual. En EE.UU., la política burguesa ha estado crecientemente saturada de oscurantismo religioso, y el tema del artículo no podría ser más apropiado para México, donde el culto a la virgen de Guadalupe es el elemento central sobre el cual convergen la ideología nacionalista burguesa y la abrumadora religiosidad católica, apuntalada a un nivel fervoroso por la reciente visita del papa Ratzinger. Confiamos en que nuestros lectores encontrarán en este artículo no sólo una bocanada de aire fresco, sino también un mejor entendimiento de la naturaleza de la trinidad de la opresión capitalista: el estado, la religión organizada y la institución de la familia, principal fuente de opresión de la mujer en la sociedad dividida en clases.
Susan Adrian, fallecida en 2001, fue una dirigente de la LCI y una excelente maestra, entrenadora y propagandista del trotskismo. Para conocer más de ella, referimos a nuestros lectores al obituario publicado en Spartacist (Edición en español) No. 31, agosto de 2001, y especialmente a Prometheus Research Series No. 6, “Selected Speeches and Writings in Honor of Three Women Leaders of the International Communist League (Fourth Internationalist)” (Discursos y escritos escogidos en honor a tres mujeres dirigentes de la Liga Comunista Internacional [Cuartainternacionalista]), marzo de 2007.
Los marxistas vemos en la religión contemporánea —en la que el miedo y la degradación conforman una liturgia que vuelve a los creyentes estúpidos e impotentes ante la divinidad de sus opresores— algo odioso. Entendemos, sin embargo, que lo que sostiene la filiación religiosa en la era científica no es tanto la convicción intelectual como la opresión social. Así pues, si bien el espíritu anticlerical que animaba el vivo deseo de Voltaire de “ahorcar al último rey...con las tripas del último cura” puede ser sincero e incluso justificado, semejante “guerra contra dios” no trasciende el idealismo pequeñoburgués. La religión desaparecerá sólo cuando haya sido destruida la sociedad que la hace necesaria.
Las revoluciones burguesas establecieron el principio de la separación entre la iglesia y el estado, pero, como señaló Marx, esto no produjo la libertad respecto de la religión. Tampoco el declive de la vitalidad de la religión organizada ha eliminado el sentimiento religioso.
Si bien en Estados Unidos nunca ha existido una religión de estado, la vinculación del prejuicio religioso con los movimientos nativistas de derecha es bien conocida, y el patriotismo, la religiosidad y la prosperidad han constituido a través del tiempo la trinidad de la política imperial estadounidense. Hoy entre 30 y 40 millones de estadounidenses se consideran a sí mismos “cristianos renacidos”, para no hablar de las sectas más tradicionales ni mucho menos del miserable misticismo que sirve de basurero para los despojos de la Nueva Izquierda que aún buscan adquirir la liberación personal a bajo costo.
El tono mojigato de la última campaña presidencial, y el hecho de que el santísimo Jimmy Carter (quien dice consultar las decisiones importantes con su hermana curandera) se alzara con la victoria, apuntan no tanto a un resurgimiento religioso serio como a la pasividad desesperante que se cierne sobre la clase obrera estadounidense. Una muestra de la relación que guarda la conversión religiosa con la derrota política es el crecimiento de la secta de los Musulmanes Negros, que lucra con la desesperanza y el cinismo que se apoderaron de los negros tras los fracasos políticos y la destrucción física del movimiento negro de los años sesenta.
No es sorprendente que las mujeres sean con frecuencia las devotas más fervientes de la religión. Aisladas de la producción y lucha sociales dentro de los sofocantes confines de la familia, las mujeres han sido en general las principales víctimas de los “gendarmes en sotana” y también sus más confiables instrumentos.
El mito de la virgen madre de dios
El libro de Marina Warner, Alone of All Her Sex, intenta explorar el mito religioso que más explícitamente se ha dirigido a moldear y deformar la conciencia femenina: el mito de la madre virgen de dios. Los rituales y complejidades de la teología católica son más comunes y mejor conocidos en Europa y los países latinos que en EE.UU., pero esa imagen en particular ciertamente está relacionada con estereotipos y modelos más generales de “la mujer ideal”.
¡Y vaya que ha sido un mito poderoso! Dante y Botticelli encontraron inspiración en él; las agujas y campanarios de Notre Dame y Chartres se edificaron supuestamente para celebrarlo; e incluso Isabel I de Inglaterra —que no era de las que dejan que los escrúpulos religiosos interfieran con los asuntos de estado— se permitió envolverse en la imaginería de la “Reina Virgen”.
Desde luego, el mito del dios/redentor nacido de una virgen no es exclusivo del cristianismo, sino que tiene raíces en las leyendas antiguas. El poema de William Butler Yeats, “Leda y el cisne” (1923) revive el encuentro mítico entre el dios Zeus y la mortal Leda:
“Un golpe súbito: bate las alas sobre la chica hasta sentir sus muslos bajo las patas, y le muerde el cuello hasta que el seno inerme es ya su seno.
¿Cómo zafarse en su terror la mano de la emplumada gloria entre los muslos? ¿Y cómo el cuerpo asido en blanco júbilo puede ignorar el corazón ajeno?
Temblor del espinazo que concibe el muro profanado y el saqueo, la muerte del Atrida. Bajo el trance, y sometida por la sangre etérea, ¿sumó la chica ciencia a ese poder que abría ya su pico indiferente?”
Al describir el modo en que el culto a la madre virgen se extendió por Europa Occidental, Warner intenta explorar lo que plantea como una paradoja: “el que, en la celebración misma de la mujer humana perfecta, tanto lo humano como lo femenino sean sutilmente denigrados”. Unas 300 páginas después, presenta la siguiente hipótesis concluyente:
“La virgen María no es el arquetipo innato de la naturaleza femenina, el sueño encarnado; es un instrumento de la discusión dinámica de parte de la Iglesia Católica respecto a la estructura de la sociedad, presentado como un código de inspiración divina. Esta discusión cambia, según las contingencias...
“Gracias a su flexibilidad y su maña, la Iglesia Católica puede lograr adaptarla a las nuevas circunstancias de igualdad sexual, pero lo más probable es que la Virgen se convierta en leyenda… La leyenda de la virgen perdurará en todo su esplendor y lirismo, pero se habrá vaciado de contenido moral y por lo tanto habrá perdido los poderes reales que actualmente tiene para curar y para dañar”.
Sin embargo, lo que daña no es el mito, sino la realidad que éste mistifica, y no es mediante la renovación del mito como se va a “curar” a la mujer de su opresión. Marx y Engels citaron favorablemente el lema que encabezaba el semanario del republicano francés Loustalot:
“Los grandes nos parecen grandes sólo porque estamos de rodillas. ¡Pongámonos de pie!”
Sin embargo, añadieron: “Pero para ponerse de pie no basta con levantarse mentalmente, y dejar que sobre la cabeza real y sensible penda el yugo real y sensible, que no podemos destruir por arte de magia a fuerza de ideas”.
Fundamentos del cristianismo
El cristianismo comenzó como la ideología de las masas judías pobres bajo el Imperio Romano. Dado que las relaciones económicas no permitían que la riqueza se multiplicara mediante el desarrollo de las fuerzas productivas, la única manera en que las clases poseedoras de Roma podían sostener su riqueza era mediante el continuo y siempre expansivo saqueo de las áreas conquistadas. El costo extremadamente bajo del trabajo esclavo que se obtenía de ese modo era lo único que hacía que las empresas a gran escala (generalmente agrarias y a veces mineras) fueran relativamente rentables en comparación con las de los pequeños campesinos. La riqueza acumulada a través del saqueo se destinaba básicamente al consumo, a la búsqueda de diversiones.
La causa fundamental de la decadencia del Imperio Romano fue la contradicción, inherente al creciente dispendio de las clases poseedoras, entre el aumento del valor excedente, por un lado, y el carácter estático del modo de producción, por el otro. Y es también en esta contradicción donde deben buscarse las raíces del cristianismo primitivo. Abraham Leon escribió:
“Pero aunque sea evidente que la mayoría de los judíos desempeña un papel comercial en el imperio romano, no debe creerse por ello que todos sean ricos comerciantes o empresarios; por el contrario, la mayoría de los judíos se compone realmente de personas de humilde condición, de las que una parte obtiene sus medios de vida, directa o indirectamente, del comercio: buhoneros, descargadores, artesanos, etc.... Esta multitud humilde es la primera a quien golpea la decadencia del imperio romano y la que más sufre por las exacciones. Concentrada en grandes masas en las ciudades, posee mayor capacidad de resistencia que los campesinos dispersos por la campiña; también es mucho más consciente de sus intereses.
“En las capas pobres de las grandes ciudades de la Diáspora es donde se expande el cristianismo... En la medida en que a las insurrecciones judías siguen insurrecciones de capas populares no judaicas, la religión comunista judía se extiende rápidamente entre las multitudes paganas”.
Como ideología de protesta por parte de los desposeídos y los indefensos, el cristianismo encarnó un vehemente sentimiento antiplutocrático. En el evangelio según Lucas, por ejemplo, se lee:
“Bienaventurados los pobres, porque vuestro es el Reino de Dios. Bienaventurados los que tenéis hambre ahora, porque seréis saciados… Pero ¡ay de vosotros, los ricos!, porque habéis recibido vuestro consuelo. ¡Ay de vosotros, los que ahora estáis hartos!, porque tendréis hambre”.
La epístola de Santiago es igualmente explícita:
“¡Vamos ahora, oh ricos! Llorad y aullad por las miserias que os esperan... Vuestro oro y plata están enmohecidos; y su moho testificará contra vosotros, y devorará del todo vuestras carnes como fuego”.
El “comunismo” del cristianismo primitivo no se basaba, ni podía basarse, en la comunalización de la capacidad productiva de la sociedad, sino en la comunalización del consumo: “comunismo por medio del saqueo al opulento”, como decía Karl Kautsky. Pero, conforme el cristianismo se extendió, sus líderes se esforzaron por mellar su filo antiplutocrático.
El proceso por el cual pasó la iglesia no se debió fundamentalmente a la codicia y la ambición personal de sus funcionarios; no fue simplemente una herramienta para engañar y despojar a las masas. El cristianismo se volvió la religión oficial del Imperio Romano bajo Constantino, al mismo tiempo en que la decadencia del imperio, basada en el parasitismo y el bandolerismo, llevaba a las reformas de Diocleciano y Constantino, las cuales intentaron apoyarlo en una economía natural. Como religión de la clase de los grandes propietarios en el origen de la economía feudal europea, el fuego antiplutocrático que el cristianismo tenía originalmente quedó reservado a los mercaderes y usureros.
Secularización y celibato
Warner plantea un vínculo interesante entre la creciente riqueza de la iglesia y su santificación del celibato (las escrituras mismas no mencionan jamás la “inmaculada concepción” y plantean muchas dudas sobre la virginidad de María). Bajo la ley romana, una mujer tenía derecho a heredar riqueza y disponer de ella de manera independiente a partir de cierta edad. Entre las familias romanas, era común criar a los hijos varones en la vieja religión y a las hijas en la nueva; además, en la época de la decadencia romana solía ocurrir que las familias se extinguieran por la línea masculina. Así, la vocación del celibato (que implicaba no tener herederos) para las cristianas vírgenes y viudas sin hijos resultaba de lo más rentable para la iglesia. Fue pues, según Warner, como parte del creciente poder secular de la iglesia que el culto a la virgen alcanzó prominencia por primera vez.
Agustín, que vivió en el siglo V, trazó una conexión explícita y literal entre el acto sexual y el pecado original: Cristo nació de una virgen porque sólo así pudo evitar contaminarse del pecado original. La percepción de la virginidad como un estado inherentemente santo y la identificación de la pureza espiritual con la abstinencia sexual siguen dominando la doctrina de la iglesia hasta la fecha.
La imagen de la madre de dios —prácticamente ignorada durante los primeros cuatro siglos del cristianismo— no era la humilde y sumisa chica de la anunciación, sino la triunfante reina del cielo, una imagen que también servía para simbolizar la ventaja de la iglesia sobre otros gobernantes temporales a lo largo de Europa y el imperio Bizantino. Esta imagen de María como reina del cielo se mantuvo esencialmente inalterada, excepto quizá por la creciente opulencia de su indumentaria, por muchos siglos, prestándole la autoridad de la sanción divina al concepto de monarquía.
Parte del tributo económico considerado digno de una reina —y la separación entre lo temporal y lo divino fue convenientemente oscurecida— puede verse en la extraordinaria ola de adulación que fue el pretexto para la construcción de 80 catedrales en Francia en un solo siglo.
La ley feudal francesa de los siglos XII y XIII permitía que las mujeres poseyeran rangos y propiedades por derecho propio; y en una sociedad donde la adquisición de tierra era una necesidad constante y urgente, las herederas podían llegar a tener un inmenso poder: Leonor de Aquitania (1122-1204) es la más célebre de ellas. Pero la consolidación de Francia y otros territorios como estados-nación entró en conflicto con las tendencias centrífugas de los patrones feudales de herencia. Con el tiempo, las mujeres perdieron muchos de los derechos económicos de los que habían gozado.
Parte de la batalla por la consolidación nacional de Francia se libró como una guerra santa por parte del papa y los señores feudales del norte de Francia por subyugar el sur, campo de cultivo de la popular herejía cátara. Ésta, una forma ascética del maniqueísmo, permitía la entrada de la mujer al clero y sostenía que el sexo casual y la sodomía eran menos reprensibles que el matrimonio, el cual había poblado el pestilente universo. El sur de Francia también era la patria de la poesía provenzal de los trovadores, que exaltaba el amor adúltero. Por ende, desde muchos puntos de vista, tanto los herejes como los trovadores eran anatema para la iglesia y para la dinastía de los Capeto en el norte. Las batallas que se libraron en el sur a partir del siglo XIII acabaron con medio millón de personas.
Fue la generación de la nieta de Leonor de Aquitania, Blanca de Castilla, la que, alentada por la iglesia y el estado, empezó a enfocar su ardor en María como virgen. Esta “nueva” María asumió gran parte del carácter y la función del personaje original de la poesía provenzal, pero sin la celebración del hedonismo y la permisibilidad. Todavía se le reconocía como una reina poderosa, pero solamente, según se enfatizaba, por gracia de su hijo, y no por derecho propio. Se le retrataba como la encarnación de la hermosura y el ardor divino, pero sobre todo, de la castidad.
Como señala Warner, el estatus especial que obtuvo la madre virgen de dios tenía como reverso el igualmente especial desprecio a la mujer ordinaria, no virginal, que se consideraba, como Eva, la “oportunidad del pecado”, una tentadora que distraía al hombre de dios para conducirlo a una perdición eterna.
Recoger las flores de la vida
El libro de Warner es una mezcla frecuentemente desenfocada de investigación histórica y sociológica con nostalgia y autoanálisis. Y es franca respecto a su ambivalencia:
“No puedo entrar en una iglesia sin que me duela toda la seguridad y belleza de la salvación a la que renuncié. Recuerdo cuando visité Notre Dame en París y, de pie en medio de la nave, comencé a llorar de rabia por ese viejo amor y su perdurable capacidad de conmoverme”.
No habiendo saldado satisfactoriamente las cuentas de su propia experiencia con el oscurantismo religioso, Warner explica el dominio de la iglesia sobre los creyentes en términos meramente sicológicos e ideológicos.
Ciertamente hay que reconocerle a la iglesia el “genio...con que se adueña de la psique de sus fieles”, como dice la reseña del Village Voice. De hecho, en los países donde la iglesia católica ha sido una influencia cultural y política dominante, ha lesionado y distorsionado hasta tal punto la psique de las masas, que incluso los manifestantes políticamente motivados han caído en orgías de anticlericalismo torcido. Por ejemplo, en 1909, cuando el gobierno español intentó movilizar a los reservistas para defender sus colonias marroquíes, la población respondió con una huelga general y una frenética protesta de cinco días que incluyó el desenterrar cadáveres de monjas y el bailar con ellos por las calles.
Al mismo tiempo, históricamente la iglesia ha impuesto la manipulación sicológica mediante una coerción altamente efectiva, tanto física como social. Cuando, en los primeros seis meses de la Guerra Civil Española, los obreros y campesinos quemaron 160 iglesias hasta los cimientos, no sólo estaban protestando contra la opresión sicológica, sino también contra una poderosa institución estatal fanáticamente comprometida con la preservación de la monarquía y con la reacción.
Al final, Warner rechaza al eunuco femenino de la iglesia católica, si bien con una extraña ambivalencia feminista:
“Si bien la Virgen María no puede ser un modelo para la Mujer Nueva, es mejor tener una diosa que no tenerla, pues el encorbatado mundo masculino de la religión protestante se parece demasiado a un club de caballeros en el que no se admiten damas salvo los días especiales”.
Y así, al final, la cuestión de la mitología religiosa sigue consistiendo en la deprimente elección entre una fantasía perniciosa y una realidad yerma y estéril.
Los marxistas insistimos en que éstas no son las únicas alternativas. La crítica marxista de la religión desmitifica la fantasía religiosa y demuestra que fue el hombre quien creó a los dioses y diosas, y no al revés, pero no para que las masas trabajadoras se vean privadas del consuelo, por pequeño que sea, que esas fantasías puedan aportar en un mundo cruel, sino para remplazar esas pobres ilusiones con una realidad mucho más rica y satisfactoria. Marx lo expresó con la mayor elocuencia:
“La miseria religiosa es, por una parte, la expresión de la miseria real, y por otra parte, la protesta contra la miseria real. La religión es el suspiro de la criatura agobiada por la desgracia, el alma de un mundo sin corazón, el espíritu de una época sin espíritu. Es el opio del pueblo.
“...Exigir que se renuncie a las ilusiones concernientes a nuestra propia situación, es exigir que se renuncie a una situación que necesita de ilusiones. La crítica de la religión es pues, en germen, la crítica de este valle de lágrimas, en el que la religión es una simple aureola.
“La crítica ha deshojado las flores imaginarias que cubrían la cadena de la religión, no para hacerla prosaica y desoladora, sino para que el hombre las sacuda y recoja las flores de la vida”.
http://www.icl-fi.org/espanol/eo/35/virginmary.html
submitted by ShaunaDorothy to Espartaco [link] [comments]